5.2.06

Varados



En este caso, por una vez el que abandoné fui yo y no la dibujante, Carla Berrocal.
Tuve varias razones para no seguir adelante con Varados: la historia que escribí no me acababa de convencer, especialmente su segunda mitad, y no sabía cómo hacer para que funcionara mejor; luego, coincidió con la deserción de varios dibujantes que estaban ilustrando otros guiones míos, y, a pesar de que no tenía manera de saber si Carla me iba a dejar también colgado (la verdad es que todo indicaba que no lo iba a hacer), me desanimé y decidí dejar de escribir comics totalmente (aunque hace pocos meses he vuelto a "recaer"....); y, por último, aunque al principio pensé que era una buena idea, según me iba enviando páginas, el estilo de Carla, tan suelto, casi abocetado, no me pareció el más adecuado para ilustrar una historia ambientada en los años 60, en la que quería reducir los textos de apoyo al mínimo y conseguir que se “notara” la época simplemente mirando los dibujos.
Y, como aún sigo sin saber cómo reescribir la segunda parte del cómic, el guión ha pasado a la carpeta de mi ordenador llamada "Cementerio", esperando que un arranque de inspiración le haga resucitar algún día.

10 comentarios:

fanshawe dijo...

Pues espero que resucite, porque las páginas de muestra son una belleza... ¿de qué iba la historia?

David Muñoz dijo...

La historia está ambientada en los años 70, en un pueblo del norte de España que vivía de su industria ballenera hasta que se prohibió la pesca de cetáceos (está inspirado en un pueblo asturiano que se llama Tazones). El protagonista es un niño, hijo de un antiguo pescador que ahora trabaja de carpintero, que una mañana encuentra en la playa el cadáver de un gigantesco... ¿ictiosaurio? El descubrimiento cambia la vida de la gente del pueblo, pero cambia aún más la relación entre el chaval y su padre, quien, obsesionado por el “monstruo”, decide salir al mar a pescar un ejemplar vivo.

fanshawe dijo...

Leñe… tienes muchas más de esas en el cementerio? No te olvides de abrirlo de vez en cuando porque tus “descartes” son cojonudos…

Jorge Iván Argiz dijo...

Bueno, no hace mucho he pasado por Tazones ¿Carla llegó a usar referencias del lugar o tiro a ciegas?

Jorge Iván Argiz dijo...

Hola. Hace poco pasé por Tazones casualmente. ¿Carla tiró de material de referencia o dibujó a ciegas?

David Muñoz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
David Muñoz dijo...

Hola,

Para las primeras páginas tiramos de las fotos que pudimos encontrar en Internet. Y, si hubiéramos seguido con el proyecto, habría ido a visitar Tazones antes de ponerme con el guión definitivo. Algo que de todas maneras acabé haciendo hace unos meses, aprovechando un viaje para ver a mi familia asturiana. Después de haber leído tanto sobre la zona, me apetecía conocerla. Bueno, al menos si alguna vez retomo la idea de escribir el cómic, por documentación no será...

javirodri dijo...

En tazones ya habíamos estado hace años. Os llevé a ti y a Lola a comer. ¿No recuerdas las "fabes con ñocla"? :-)

David Muñoz dijo...

¡Que va! El empacho de fabes fue en Cudillero. En esta foto sale hasta la terraza en la que comimos:
http://www.aguarda.com/fotos/data/514/9cudillero7.jpg

javirodri dijo...

¡Cojones! Ye verdá. Memoria de elefante tienes.

¡Ay, como echo de menos eses fabes!