31.5.06

Los Totenwackers



Ayer visité el rodaje de Los Totenwackers. Además, pude ver el premontaje de varias escenas. Y lo que vi me gustó. Pero, aunque se parece a ella, no es exactamente la película que Antonio Trashorras y yo comenzamos a escribir hace unos años con el título Santa Ana 17. Supongo que es algo por lo que pasan todos los guionistas. Esa sensación de extrañeza ante la materialización de una historia que has escrito tú y que aún así ya no puedes sentir como tuya. No tener ninguna manera de controlar que, una vez rodada, tu historia siga siendo eso… “tu” historia, es una de las cosas que más cuesta asimilar de este trabajo. Al final, las reescrituras de última hora, que suele llevar a cabo el director en solitario, son las únicas que realmente cuentan. Da igual que te hayas pasado años rescribiendo el guión, intentando mejorarlo y obsesionándote por los detalles más nimios (que importan, y mucho), porque en menos de unas semanas caen personajes y se añaden otros, se suprimen tramas y se comprimen otras, dando forma al verdadero guión de rodaje, a la verdadera película.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Por un lado parece interesante,ver como funciona la cabeza de otra persona,lo que cree que funciona y lo que no de la historia,pero por otro debe resultar un poco castrante.Aún así debe ser un subidón ver la peli en la pantalla.
Santa Ana 17 era un título un pelín casposete,pero creo que es mejor título que Totenwackers...que parece un intento de ocultar el origen patrio de la peli..

REFO dijo...

La dirección artística tiene una pinta acojonante.

Impresionante pinta.

Saludos a Javi Alvariño y a Eugenio Mira.

David Muñoz dijo...

Tanto la fotografía como la dirección artística me gustaron mucho. El director artístico, Javier Alvariño, está haciendo un trabajo muy bueno. Consigue que la película luzca mucho más cara de lo que realmente es.