17.7.06

Superman... ¿vuelve?

Como por ahí abajo comenté que tenía muchas ganas de verla, me siento obligado a decir qué me ha parecido Superman Returns.

Me ha gustado. Y mucho, pese al absurdo plan de Lex Luthor y la excesiva importancia que tiene su desarrollo en la primera parte de la película, y pese a que no llego a entender muy bien si este Returns es una secuela, un remake o qué.

Por desgracia, lo de los planes ridículos es algo común a todas las películas de superhéroes. ¿Por qué los malos no elaboran nunca planes con sentido? ¿Por qué son tan rematadamente idiotas? Quizá en la única en la que no ocurre es en la segunda de Batman de Tim Burton, donde el Pingüino lo único que quería era vengarse de aquellos que le habían tratado como a un “freak”.Pero vamos... que me expliquen a mi qué se había metido Magneto en cualquiera de las de X-Men antes de pergeñar sus planes malignos...

Lo bueno: las apariciones de Superman, el triángulo amoroso (al que de todas maneras no le hubiera ido mal un poquito más de intensidad), y la peculiar sensibilidad de Bryan Singer al diseñar prácticamente todas las secuencias, más propia de un discípulo aventajado de Miyazaki que de un director de cine de acción norteamericano al uso (ese plano general del parque, en el que únicamente un sonido sordo y una nube de polvo marcan el choque del cuerpo de Superman contra el suelo; la ascensión entre las nubes, hacia el sol regenerador; las manos de Lois tocando el agua del río mientras vuela en brazos del héroe...).

Entiendo que para muchos resulte aburrida, o pesada, y hasta excesivamente pretenciosa con sus algo forzadas metáforas cristianas. Pero a mi las dos horas y media que dura se me pasaron volando. Al contrario, hubiera querido ver más escenas en Smallville, visitar Krypton...

Ah, para los más fans del personaje, en este link podéis descargaros el guión de Superman que escribió J.J. Abrams y que estuvo a punto de rodarse con McG como director. Un híbrido extrañísimo entre El señor de los anillos, Expediente X y Matrix, planteado como una primera parte de una trilogía, que más que reiventar a Superman, transforma sus peripecias en el argumento de un juego de Playstation de tercera.

Para que os hagáis una idea: en esta versión de la historia, Krypton no ha sido destruido y Superman es el heredero del trono de su mundo, el héroe destinado (el "elegido") a librarle de un cruel tirano.

Y si queréis leer una buena historia de Superman, os recomiendo esta novela. Contra todo pronóstico, merece realmente la pena a poco que os interese el personaje.

14 comentarios:

JCP dijo...

La cuestión no es tanto que los planes del villano sean ridículos, creo, sino el tono que le das a la historia para que cuele, o bien el modo en que presentas el plan desde el guión.

En el Supes de Donner el plan de Luthor cuela porque el tono general es muchísimo menos serio que ésta, y el tono en particular de las escenas de Luthor y secuaces es de comedia bufa, para chavales. Basta ver lal pinta de Ottis y oír ese trombón burlón cada vez que aparece, basta oír esos diálogos de vodevil entre Luthor, Ottis y Tessmaker.

En las pelis de los X-Men, aunque el tono sí es más serio, el plan del villano, Magneto en la primera y el general fascista en la segunda, cuela porque no se preocupan de explicarlo con tanto detalle como en Supes Returns. Y como aquí sí explican el plan de Luthor con detalle, con excesivo detalle diría yo, pues te fijas, te fijas demasiado, y así, pues claro, no cuela. De todos modos, no creo que fuese sólo el plan. Es cosa también de cómo está construido el personaje en sus diálogos y motivaciones: mal, en mi opinión.

Sobre lo positivo de esta peli, coincido contigo en que hay detalles de dirección que son la hostia. Por ejemplo, yo también me fijé en cómo está rodado el choque contra el parque, me encantó ese plano, ocultando con los árboles la caída y usando el sonido, muy expresivo y estiloso.

David Muñoz dijo...

Yo recuerdo que de niño el plan de Luthor en la primera de Superman ya me pareció una chorrada. Y si algo no me gustó de la película fue precisamente Luthor y sus esbirros graciosotes (bueno, y que Superman pudiera viajar atrás en el tiempo, lo que a efectos prácticos le transformaba en Dios y convertía todo lo malo que le pudiera pasar en una broma, ya que con dar vueltas alrededor de la Tierrra a toda velocidad se arreglaba el asunto). En general lo más flojo de las películas de superhéroes suelen ser los supervillanos y sus planes. Y los de Magneto (en la primera, si mal no recuerdo, convertir en mutantes a los humanos; en la segunda, exterminar a los humanos; en la tercera, ni me acuerdo, la vi hace dos meses y ya la estoy olvidando), de verdad que son de pena. Me imagino a un Pepito Grillo mutante diciéndole al oído a Magnus: “Vamos a ver… tú esto no lo has pensado bien… si todo el mundo pasa a ser mutante, dejarás de ser especial... ¿no lo ves? ¡serás uno más!” “Y si te los cargas… ¿quién te va a coser la ropa? ¿quién va a cultivar las hortalizas? ¿quién va a mantener en marcha el mundo que quieres dominar? ¡serás el amo de la nada!”. ¿Y el Doctor Octopus en la segunda de Spider-Man? Construye una máquina cuya naturaleza maligna nunca me quedó muy clara (¡Dios! ¡va a proporcionarle energía barata a todo el mundo! ¡qué miedo!) y como lo único que puede estropearla es el agua… la construye encima de un río… Un verdadero genio del mal.
Ah, otro plan malvado “bueno”, o por lo menos coherente con el tono de la película, es del villano de Sky High. Rencor y venganza. Una motivación emocional y no megalomaniaca. Qué lástima que generalmente los productores piensen que un plan, cuantas más repercusiones a nivel mundial tenga, es un plan mejor.
Quizá el problema más gordo de este Superman es que, más aún que la de Donner (mira que me gusta, pero dista mucho de ser perfecta) conviven dos o tres películas distintas, y la de Luthor, aparte de estar contada con excesivo detalle (me da la impresión de que casi sale más que Superman), ni es demasiado graciosa, ni demasiado aterradora, ni nada de nada (salvo la magnífica escena del piano, que acaba de venirme a la cabeza). Es sintomático que la película prácticamente empiece con una escena de Luthor y que se cuente con pelos y señales cada paso de su absurdo plan. En esas escenas yo lo que sentía era impaciencia. Quería volver con Superman. Y luego para que Singer se "salte" el clásico enfrentamiento final entre héroe y villano. Al final estás preparado para un clímax que te es escamoteado.
Una decisión rara, rarísima, la de acabar con un epílogo en tono bajo, resolviendo la trama sentimental. Creo que nunca lo había visto en el cine de acción americano. Pero claro, aunque me gusta, por lo atípico, deja en pelotas la trama de Luthor, que es vencido en “off” por el héroe.

jmm dijo...

Bueno, aunque no comparto tu entusiasmo, por lo menos esta vez parece que hemos visto la misma película... ;-D

kano dijo...

Tertulianos del U, ;-)
¿por qué un romance totalmente adolescente? El amor y el desamor versión 'tengo catorce años': me gustas, a ver si nos cruzamos, te das cuenta por telepatía mientras soy borde contigo o te ignoro, y un baile 'fin de curso' abrazados como consumación del amor (flotando, para más metáfora).
¿Y por qué Routh tiene cara de asustado hasta en los carteles de la peli? Este chico más que de super-hombre tiene porte de pobre hombre.
Algo sí han retratado del universo de Superman: la película es rancia.

David Muñoz dijo...

Que va a ser rancia hombre... es... ehhh... clásica. Y a mi el romance no me parece adolescente, sino también eso, clásico, narrado con unos códigos como de cine de otra época (precisamente vi ayer Por quién doblan las campanas, y el tono es similar; el sexo explícito de la novela de Hemingway desaparece en la versión cinematográfica, todo son miraditas y cuchicheos entre Cooper y Bergman)
además es que es más bien un "post romance"; el pobre Superman no tiene posibilidad alguna de volver con Lois, y lo sabe. A mi me resultó todo muy tristón, muy real a pesar de su estilización. Porque en los verdaderos romances adolescentes, al final el "nerd" consigue a la chica, que se da cuenta de que su novio del equipo de fútbol es un imbécil. Pero aquí, ay, es un tío majo.

jmm dijo...

"Porque en los verdaderos romances adolescentes, al final el "nerd" consigue a la chica, que se da cuenta de que su novio del equipo de fútbol es un imbécil. Pero aquí, ay, es un tío majo."

Joder, y tan majo: esa deportividad con la que se resigna y desaparece cuando ve extinguido su papel no la tiene todo el mundo... Eso sí, después de haber hecho de "Jake y los cuentos del mono de oro".

Que no, David, que esta peli es una castaña de proporciones kryptonianas...

kano dijo...

Rancia.rancia.rancia!
Yo tengo una teoría: Routh es tan soseras porque no existe, es un FX en toda la peli. Es totalmente creible... salvo porque no expresa nada.
Le tenían que haber dado los poderes de Superman a House y verías que divertida era la peli ;-P

David Muñoz dijo...

Algún día veréis la luz... lo sé... Yo de momento voy a verla otra vez en cuanto pueda.

Sergi dijo...

La pelicula es una roña tamaño king size, y el problema no esta tanto en los malos como en los buenos, que son todos muy guapos y muy valientes y protagonizan escenas como la de la avioneta:

Lois: Cariño, se que acabamos de escapar de la muerte por los pelos, pero acabo de decidir que prefiero que nos conduzcas de vuelta a los peligros chungos.

Su chorbo: Pues nada, eso esta hecho, media vuelta y vamos pallá los tres.

Y dicho esto, conduce a su chati y a su hijo al corazon de la hecatombe. ¿Miedo? ¡Esto es Hollywood, cabrones!

Por no hablar de ese final de resurreccion gloriosa que parece un homenaje a E.T.

Como guionista se te tendria que caer la cara de vergüenza de defender una cosa asi, oyes.

David Muñoz dijo...

Como guionista, me sentiría orgulloso de haber escrito esa película (aparte de que en vez de en mi piso, sudando la gota gorda, estaría escribiendo esta contestación en un chalet de 300 metros con piscina y aire acondicionado...).

Ya en serio, Sergi: pocas películas de la misma onda resistirían que les aplicáramos una lógica tan estricta como la que tú estás aplicando a esas escenas de Superman. El héroe (en este caso Lois y los otros) vuelve porque tiene que volver, porque eso es lo que le hace especial; tú o yo estaríamos ya en Metropolis, pero él se mete en la boca del lobo las veces que hagan falta.

Y si eso no te llega, o te parece ridículo (y a mucha gente se lo ha parecido) pues sencillamente esta película no es para ti. Que tampoco pasa nada.

Y yo, cuando estoy en el cine, no soy guionista, ni crítico, ante todo soy espectador.
Me gustan muchas películas con "malos" guiones (malos desde un punto de vista ortodoxo, aplicando un estricto "logicómetro") y otras con "buenos" guiones me dan igual. Esto es como si escribieras al blog de un técnico de sonido diciéndole que no entiendes cómo puede haber disfrutado con una película mal mezclada. Pero se puede, claro que se puede, porque el cine no es ninguno de sus aspectos, ninguno "manda" por encima de otro, es otra cosa. Y muchos se habrán emocionado con películas con malos guiones, malos actores, horribles efectos especiales, y aún así... han sentido cosas, que es para lo que han pagado los 7 euros.

De todos modos esto es por lo que paso de hablar de lo que veo o leo en este blog. Para evitar este tipo de discusiones, porque también el porqué uno sintoniza con una u otra historia es un misterio, difícil de explicar muchas veces, de racionalizar. Van cinco amigos al cine y cada uno sale con una opinión diferente. Y menos mal, porque sino este trabajo sería un coñazo, se resumiría en la aplicación de fórmulas, como si fuera resolver un problema matemático. Y, aunque eso es lo que querrían algunos productores, afortunadamente no es así.

Bueno, me voy a ver Superman Returns otra vez…

Sergi dijo...

Que si, que yo entiendo que en una peli de superheroes por fuerza habra heroicidades, y entiendo que en un momento dao Lois este dispuesta a lo que haga falta y mas. Pero quel tio de la avioneta enfile sin oponerse hacia la muelte probable para salvar a su rival, que por otra parte es un superheroe, solo tiene sentido en tanto es un personaje de carton. Con crio y todo se van pallá, oiga. Y que no es que me haya ofuscao con esta escena en concreto, es que toda la peli funciona asi, sin ningun rigor a la hora de retratar la naturaleza humana de los protagonistas. Que ya sabemos questo no es Bergman, pero hay unos minimos de respeto a la inteligencia del espectador, joer. La coherencia interna del todo vale y los personajes de carton resultan entrañables en los tebeos de hace cuatro decadas, pero ¿no se se supone questo es una revision actualizada?

En fin, gracias anyway por la respuesta y que difrute usté su segundo pase, muchacho. ;)

gerard freixes dijo...

respecta al guión de J. J abrahams, creo que el productor era el mismo que en el guión de Kevin Smith, y si te miras este video, se entienden muchas cosas sobre lo que sucedió.

http://www.youtube.com/watch?v=vgYhLIThTvk

wendy dijo...

Pues a mí la peli también me gustó. A pesar de que me sigo haciendo estas preguntas:

qué coño pasa con los trajes que Clark Kent abandona por ahí cuando se pone los leotardos de Superman? Caen encima de la cara de cualquiera que pasa por la calle, se desintegran en la atmósfera, tiene que comprarse un traje nuevo cada vez que salva el mundo?

El plan de Luthor es idiota porque él es un malo malísimo sin ni un solo escrúpulo y los buenos son buenos buenísimos sin un atisbo de equívoca moral.

Ésta es una peli americana y ya se sabe que Lois Lane no le va a poner los cuernos a su marido, aunque me gusta que no le haya dicho de quién es el niño.

Tb está bien que por fin sea Lois la que salva a Superman y no al contrario.

La resurrección es la misma que la de la Bella Durmiente y hay cosas que son bastante tontas, pero en conjunto, para lo que es, la peli está bastante bien, la estética está muy bien recreada, la caída de Superman desde el cielo, como habeis comentado, es una muy buena escena... etc.

Un entretenimiento para el domingo por la tarde bastante mejor que cualquier peli que pongan en Antena 3 en ese horario.

Anómalo dijo...

La mejor versión era la de Kevin Smith. El guión (o supuesto guión) está por Internet. Creo que me lo bajé de la mula.