29.3.07

James Cameron va a salvar a la industria del cine

Una conversación con un amigo guionista:

A: Lo de la música está claro. Diga lo que diga la SGAE, la música no se va a “morir”. Aunque no se vendan discos, los músicos podrán vivir de las actuaciones en directo.

B: En realidad, es lo que llevan haciendo la mayoría toda la vida. El porcentaje que se llevan los músicos de la venta de un CD es una mierda.

A: Hombre, si eres Madonna, por poco que te lleves, si vendes tu CD en todo el mundo, esa “mierda” acaba siendo una pasta.

B: Eso es verdad. Pero tal y como están las cosas, dentro de nada la venta de CD no le va a servir a nadie para vivir de la música. Ni siquiera a Madonna. Por eso las compañías de discos están hablando de empezar –si es que algunas no lo están haciendo ya- a llevarse parte de los beneficios de las giras. Y tiene cierto sentido. Si los conciertos de los grupos se llenan es porque antes las discográficas les han hecho populares. De ahí a que los CD se descarguen gratis de Internet hay solo un paso. Porque claro, cuanta más gente se los baje y los conozca, más posibilidades hay de que la gira posterior sea un éxito.

A: ¿Pero con el cine qué pasa? Si la gente no paga por ver las películas en el cine y no se compra los DVD, no va a haber Dios quién las financie.

(en este momento nos enredamos hablando de cómo se financian las películas en España, especialmente sobre el excesivo poder de las televisiones, que al final son quienes deciden qué se rueda o no en este país; pero ese tema casi lo dejo para otra entrada)

B: La verdad es que no tengo ni idea de lo que va a pasar. Aunque no sé… a lo mejor la solución la tiene James Cameron.

A: ¿Por qué?

B: Para que la gente vaya al cine, el cine tiene que ofrecer una experiencia que no pueda reproducirse en casa por la cara.

A: Como que es lo mismo ver una peli en casa por muy grande que sea tu tele a verla en un buen cine…

B: Eso es lo que pensamos tú y yo, pero a la mayoría de la gente le da lo mismo. ¡Joder, si vamos a acabar viendo películas en las pantallas de los móviles! Bueno, la cuestión es que James Cameron va a rodar su próxima película, Avatar, en 3D. Y dice que ese va a ser el cine de la segunda mitad del siglo XXI.

A: ¡¿3D?! ¿Con las gafas? ¿Pero eso ya se hizo en los años 70, no? Y se veía como el culo.

B: Sí, pero parece que la tecnología 3D ha avanzado mucho y que lo que puede hacerse ahora está a años luz de aquello.

A: Pues a ver si es verdad. Aunque seguro que a los cinco o seis años Sony saca un aparato para ver las películas en 3D en casa. Y vuelta a empezar.

B: Ya te digo.

7 comentarios:

Salomon dijo...

jajaja!

Pues seguramente sea asi... y a lo mejor, en un futuro aun mas lejano, nos inserten a todos alguna suerte de bluetooth en la cabeza, y podremos compartir ideas solo imaginandolas.

¿Nos querran cobrar entonces un canon por pensar en obras ajenas?

A cada pensamiento, habria que ponerle una fecha, para saber quien fue el primero que lo tuvo, por temas de royalties y eso ¿no?

¡Voy a empezar a trabajar en ello!

Salu2!

kano dijo...

Epa!, en Angouleme había una pantalla 3D (sin gafas ni hostias) y daba el pego.

BUDOKAN dijo...

Si Cameron va a salvar la industria preparemonos porque va a ser una industria difícil de digerir. Muy bueno el blog!

Cago en tó dijo...

Tendrán que hacernos pagar por ver películas desde casa. De lo contrario, no creo que merezca la pena producir películas.

Sergio Bleda dijo...

La verdad es que en la expo 92 (apenas ha llovido) recuerdo ver una peli en 3D en el pabellón de "Fujitsu" (creo recordar) con unas gafas de cristal líquido que era, bueno, me dejó sin habla durante varios días. Veías a los actores proyectados y era como ir al teatro. No he vuelto a ver nada en 3d tan increible como aquello. A ver si lo del Cameron este va por ahí.

Metabarón dijo...

Pues no es por joder, pero parece que Phillips sacará en TRES AÑOS (nada de 6, amigos) la primera TV tridimensional. Funcionará SIN GAFAS y se basa en un sistema llamado autoestéreo.

Por otro lado, el 3D es prohibitivo.

Y no creo que las cuatro salas de cine que quedan en España estén por la labor de cambiar su equipo analógico por equipo de proyección digital estereoscópico.

Resumiendo: el cine se va a quedar como algo para ver en casa.

Es inevitable, como diría el Agente Smith.

Anónimo dijo...

"¡No!"
Neo