11.6.07

Máster o no Máster

Como recibo muchos mensajes preguntándome si merece la pena matricularse en el máster de la Universidad Pontificia de Salamanca, al final he decidido escribir esta entrada dando mi opinión al respecto.

Las preguntas concretas que recibo más a menudo son:

-¿Es un buen máster?

-¿Cuándo acabe, saldré convertido en guionista?

-¿Me servirá para conseguir trabajo?

Veamos…

Yo creo que el máster es muy completo y que no está montado con la intención de sacarle las perras a los alumnos sino de proporcionarles una formación como guionistas, tanto teórica como práctica, lo más completa posible. Matriculándose en él se puede aprender, y mucho (y no sólo sobre escritura, sino acerca de cómo funciona nuestra industria audiovisual, cosa que también es importante para evitarse disgustos). Aunque como siempre, lo que se aprenda o no depende sobre todo del esfuerzo que ponga cada alumno.

Luego, sí que puede servir para hacer contactos que te pueden llevar a conseguir trabajo. De hecho, a veces algunos de los profesionales que colaboran con el máster les piden pruebas a los alumnos para los programas que producen, y varios de ellos ya han conseguido trabajo de esta manera. Pero matricularse en el máster esperando que eso ocurra es un poco como comprar un billete de lotería y pretender que por narices tenga que tocarte algún premio.

Por otra parte, para ser guionista no hace falta hacer ningún curso. Yo, por Ej. nunca hice ninguno. Aprendí todo lo que me hacía falta saber leyendo libros teóricos, y por supuesto, escribiendo. Sobre todo, escribiendo.

¿Que me habría venido bien hacer un máster así cuando tenía 25 años? Pues no lo sé. Yo lo que quería a esa edad era ser dibujante, y, tras estudiar Bellas Artes se me quitaron las ganas de serlo. Quizá, si en vez de ir aprendiendo a escribir a mi aire, a mi ritmo, me hubiera matriculado en un máster como el de Salamanca, me habría vencido la presión y ahora tampoco sería guionista.

Sin embargo hay mucha gente –probablemente la mayoría- a la que le ocurre todo lo contrario: son incapaces de encontrar la motivación necesaria para escribir en casa por su cuenta. A muchos de ellos, compartir unos meses con gente que tiene su misma vocación y estar en contacto constante con profesionales del guión, les resulta tan estimulante que acaba siendo determinante para que también acaben siendo guionistas.

Y, aunque es algo que solo atañe al módulo de cine, creo que los alumnos que consiguen terminar una primera versión de su guión en el taller de escritura, están más cerca de conseguir ser guionistas. Seguro que ya lo he dicho aquí antes: las primeras cien páginas son las más difíciles. Acabar el primer guión (ya sea éste bueno, malo o regular) es muy importante. Al hacerlo rompes una barrera psicológica que ya nunca vuelve a alzarse. No vale con empezar varios guiones y dejarlos al primer acto. Hay que terminar uno, enfrentándose a los problemas particulares que plantea cada acto, cada punto de giro, hasta conseguir tener las 100 páginas (más o menos) de marras. Eso no quiere decir que a partir de entonces escribir vaya a ser fácil (nunca lo es), pero desde luego, no es lo mismo. Además, esos alumnos dejan el máster con una muestra de escritura que, aunque nunca llegue a producirse, si puede facilitarles conseguir otros trabajos. Al fin y al cabo, uno no es guionista hasta que termina un guión.

Resumiendo: el máster está muy bien, pero, dependiendo de cómo seas tú, de tus expectativas (tanto vitales como profesionales) y de las ganas de trabajar que tengas, te puede ser útil o no.

Ah, hay otra cosa que puede ser importante: pasar unos meses escribiendo teniendo que cumplir fechas de entrega y sabiendo que tu trabajo va a ser valorado tanto por tus tutores como por tus compañeros, puede ayudarte a saber si realmente quieres ser guionista. A lo mejor parece una tontería (obviamente, se supone que todo el que se matricula en el máster quiere ser guionista), pero a mi me parece algo crucial. Porque no es lo mismo imaginarse cómo es ejercer una profesión que practicarla realmente. Hace ya muchos años, yo pensé en ser animador, pero, tras matricularme en un curso de animación, bastaron dos (soporíferas) semanas intercalando para que me diera cuenta de que aquello no era para mi. Una cosa era que me gustaran los dibujos animados y otra muy distinta que a mi me gustara ser animador ocho horas al día, todos los días.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El único buen Master es el master de Dragones y Mazmorras.

mikele dijo...

¿Conoces algo de los cursos de Metropolis cE o de la factoria de guión?

gracias

David Muñoz dijo...

No, no los conozco.

Anónimo dijo...

¿Algún otro sabe de estos cursos? Ya sé que cada uno contará la historia según le haya ido, que para opiniones colores y que siempre existe el riesgo de que el dueño o uno de los profesores escriba una opinión como anónimo. Sin embargo, y antes del rollo "prueba y decide" (es una obviedad y, además, cuesta pasta), agradecería alguna opinión apoyada por argumentos y, si es posible, tomando como baremo el conocimiento (si se tuviera) de otras escuelas similares.

Gracias.

riddick dijo...

ola david soy un chico de 16 años y también quisiera ser guionista o por lo menos algun trabajo en el que pueda ser creativo,yo también escribo mejor mis histórias en casa,engordandolas todo lo que puedo.Pero aunque tenga mucha imaginación por mi cuenta me gustaria probar algun curso de artes,tearo..guionistas si puede ser...y queria preguntarte si sabias de algun curso de estos por la zona de Sabadell o de Barcelona o en su defecto de algun modulo de formación profesional que oriente a ser guionista.espero tu respuesta

David Muñoz dijo...

Hola Riddick,

Pues la verdad es que no tengo ni idea de si hay algún curso por esa zona que pueda interesarte. De todos modos, para ser guionista no hay que hacer ningún curso. Ahora mismo leyendo dos o tres manuales puedes llegar a saber rápidamente todo lo que te hace falta conocer para empezar a escribir un guión. Lo importante es escribir mucho. Ah, lo que sí que creo que no existe es un módulo de formación profesional dedicado al tema.