27.6.07

Rodando Intrusos (1)






Que curioso. Resulta que un momento tan importante en Star Wars como la muerte de Obi Wan Kenobi fue una decisión tomada en pleno rodaje por George Lucas cuando, al darse cuenta de que Kenobi no tenía nada que hacer tras la huída de la Estrella de la Muerte, decidió quitárselo de en medio improvisando un nuevo final para su enfrentamiento con Darth Vader. De anécdotas así está lleno este libro, que ya comenté aquí hace unos meses. Por Ej. aunque cueste creerlo, al principio Darth Vader se llamaba… Dark Water. Ejem… Es increíble todo lo que tuvo que modificar Lucas del guión durante la filmación de la película, ya fuera por problemas técnicos o presupuestarios. Así no extraña que la saga (especialmente la continuidad entre la primera y la segunda parte) tenga tantos agujeros de lógica. Pero la verdad es que muchos rodajes, sino la mayoría, son así. Nunca se trata únicamente de trasladar a imagen literalmente lo que está escrito en el papel.

Precisamente esta semana yo he ido un par de veces al rodaje de la última película que he escrito, Intrusos, y como me pasa siempre, por un lado hay muchas cosas que son exactamente tal y como las había imaginado y otras que se parecen muy poco. Lo que en realidad no es ni malo ni bueno. La forma final de las películas viene determinada no sólo por las decisiones que toman el guionista y el director, sino por el trabajo de todos los profesionales que acuden al plató cada día. Y también, aunque fastidie, a veces tener un día de lluvia en vez de uno de sol puede acabar provocando más cambios a última hora en el guión que todas las reuniones de desarrollo previas. Porque aunque seas James Cameron, es imposible anticipar todas las dificultades con las que te acabas encontrando. Y en el caso de Intrusos las dificultades han sido muchas. Por Ej., se decidió rodar en un pueblo de Guadalajara en el mes de Junio pensando que haría buen tiempo, pero, además de que hizo un frío tremendo, no paró de llover. Encima, la mayor parte de las jornadas de rodaje fueron nocturnas. Una de las actrices me contaba que para poder soportar el frío y la humedad, al final optó por envolverse los pies en plástico. También hay que tener en cuenta que es una película muy ambiciosa para el modesto presupuesto que tiene. Solo gracias al esfuerzo extra que está poniendo todo el equipo se han conseguido rodar casi todos los planos que tenía previsto el director, Juan Carlos Claver. Seguro que están todos deseando que acabe el rodaje esta semana para poder descansar en condiciones.

1 comentario:

Alejandro Román dijo...

Pues sí, David, del guión a la película puede haber un abismo (en ocasiones insalvable), pero espero que, en este caso, el esfuerzo de todo el equipo haga que finalmente el resultado merezca la pena, y que el guión brille como lo hace en el papel. Yo intentaré poner mi granito de arena con la música, ya estoy trabajando en ella. Un saludo y, a pesar de la experiencia ("terrorífica"), tengo muy buenos recuerdos de la salida a ver el rodaje. Ahora lo recuerdo con una sonrisa y no se me olvida la belleza de aquel pueblo...
Por cierto, buenas fotos...

Abrazos,

Alejandro Román


www.alejandroroman.com