8.8.07

El tebeo más raro que he leído



Bueno, no, estoy exagerando. Operación Relámpago, una misión de Steve Pops, agente muy especial, no es ni mucho menos el tebeo más raro que he leído, pero sí que es desde luego el tebeo “raro” que más me ha perturbado mientras lo estaba leyendo. Hasta me llegó a producir pesadillas. Aunque tengo que aclarar que debí leerlo cuando tenía 9 o 10 años. Supongo que leído ahora no sería lo mismo (y no, no he vuelto a leerlo, no quiero que me pasé como con los tebeos Marvel que tanto significaron para mí y que ahora –salvo alguna excepción, como el también marcianísimo Omega o el Capitán América de Steve Englehart- tan aburridos me resultan cuando intento releerlos; prefiero limitarme a hojearlo, sugestionado por el olor a papel viejo de sus páginas amarillentas, evocando las sensaciones que me produjo cuando cayó por primera vez en mis manos).
Publicado por oikos-tau en 1968, Operación Relámpago es el segundo y último álbum de una serie escrita y dibujada por el belga Jacques Devos que, dado su escaso éxito y su temática (se trata de una parodia de James Bond, una de tantas de las decenas que se han hecho en historieta) no ha pasado precisamente a la historia del cómic. Sin embargo, fuimos muchos los niños a los que nos dejó profundamente marcados. Recuerdo por Ej. haber hablado alguna vez de él con el dibujante Javier Olivares, que además de compartir conmigo la fijación por el personaje, me daba una envida tremenda porque… ¡todavía tenía el álbum que compró de crío y que yo había perdido vete a saber cuándo! Afortunadamente, un par de años después conseguí encontrar en el Rastro un ejemplar en un estado más o menos aceptable y por un precio de risa. No sé si fueron 200 ptas o algo así. El que no he vuelto a ver es el primer álbum, Contra el Dr. Sí. (con lo que no he podido comprobar si se llamó a sí en su edición en español). De todas maneras, aunque sé que también lo tuve, sólo recuerdo que era más normalito que el segundo. Quizá por eso lo he olvidado casi completamente.
Para que os hagáis una idea de cómo era la serie, además de la portada he pegado a este post una de las páginas que más me impresionaron. En ella, Steve Pops sufre una alucinación producida por el hambre, en la que devora un pastelito gigante del que surge una pistola que le dispara a bocajarro.
Y no es de las más extrañas del álbum.
No sé, lo mismo éste sí que puedo volver a leerlo sin miedo...

10 comentarios:

absence dijo...

Hace muchos que no los releo (conservo los dos por casa) pero los devoré en inumerables ocasiones en mi infancia y guardo un grandioso recuerdo. No sé como aguantará el guión (aunque seguro que a mi me sigue gustando: los agentes secretos me pueden) pero gráficamente son impresionantes.

JavierOlivares dijo...

Es cierto, David, hemos hablado de ese tebeo muchas veces, sí...
Y mis sensaciones son muy parecidas a las tuyas.
No recuerdo las pesadillas, pero sí que ese tebeo, me perturbaba bastante.
Quizá porque el dibujo es caricaturesco, pero de una forma extraña...y el color...el color no es de este planeta.

Mauro dijo...

Yo no leí de crío. Lo compré en un rastrillo de exyonkis hace unos años y siempre creí que este delirio se había fabricado en una dimensión paralela y que no podía comentarlo con ninguno de mis conocidos porque ninguno de vosotros lo habrías leído nunca y ni sabrías de qué os estaba hablando.

chesvoc dijo...

Subscribo la opinión sobre la "naturaleza extraterrestre" de este cómic.Ayer encontré el cómic en cuestión en un mercadillo de Barcelona por 1 Euro,y me lo compre.Me hizo revivir mi tierna infancia.Ya no habría recordado nunca más este cómic,si no hubiera sido por este hallazgo de ayer.Yo no se si era el tipo de colores usados,o tal vez la luz que le da esta atmósfera nocturna o de penumbra,o estas viñetas raras,como la que se muestra aqui,de la pesadilla del agente.O sino,las viñetas que pasan en la pastelería francesa(Aquí se ve una ambientación un poco psicodélica)
El cómic,aun no siendo destinado a publico adulto,parece underground.Hay un cierto feísmo.Este efecto de falso underground también se me ha aparecido en otros cómics leídos en mi infancia,como uno de "Los 4 ases",en que hacen un rallie.

chesvoc dijo...

Subscribo la opinión sobre la "naturaleza extraterrestre" de este cómic.Ayer encontré el cómic en cuestión en un mercadillo de Barcelona por 1 Euro,y me lo compre.Me hizo revivir mi tierna infancia.Ya no habría recordado nunca más este cómic,si no hubiera sido por este hallazgo de ayer.Yo no se si era el tipo de colores usados,o tal vez la luz que le da esta atmósfera nocturna o de penumbra,o estas viñetas raras,como la que se muestra aqui,de la pesadilla del agente.O sino,las viñetas que pasan en la pastelería francesa(Aquí se ve una ambientación un poco psicodélica)
El cómic,aun no siendo destinado a publico adulto,parece underground.Hay un cierto feísmo.Este efecto de falso underground también se me ha aparecido en otros cómics leídos en mi infancia,como uno de "Los 4 ases",en que hacen un rallie.

Anónimo dijo...

Las dos aventuras me parecen un derroche de imaginación, acción, ritmo, humor, ilustraciones de calidad y guión concienzudo. Y creo que van mucho más allá de ser una parodia de 007, aunque el origen esté ahí. Aparte de los trucos a lo 007, y de que el enemigo es el Dr. Yes (en 007 el Dr. No), el primer cómic es un delirio: la separación de dos países por un telón "verde" de cactus gigantescos que atraviesa el agente para hacer sabotaje. Y el segundo tampoco se queda atrás con la máquina que no se sabe para qué sirve (habría que construirla siguiendo los planos y luego hacerla funcionar siguiendo las condiciones de utilización). La escena que pones del sueño es psicodélica. Un cachondeo muy fino en casi todo, que se aprecia una vez más de mayor... Me pasé muchos años buscando el tercero (Steve contra los platillos volantes), que prometían en la contraportada del segundo. Pero desgraciadamente sólo hubo dos. Me alegro de que haya gente que los conozca y los disfrute.

Anónimo dijo...

Lo leí de niño, lo conservo, y a mis 46 años lo acabo de releer. Me ha vuelto a fascinar. Esos colores, esa luz cuando están en el interior del coche patrullando, esos suelos enmoquetados..... esas viñetas de lluvia. Hasta entran ganas de que te ingresen en la clínica en la que finalmente lo operan...

Anónimo dijo...

Tengo 43 años y también estuve marcado en la infancia por su lectura: hipnotizado por la trama, los dibujos, el color, el personaje, los gags de humor, etc.

Lo perdí hace 20 años, y llevo semanas buscándolo en Sevilla. De momento me conformo con una versión digital que he localizado, hasta que lo encuentre en el rastro....

...es el único comic de mi infancia del que recuerdo el título (operación relámpago)....

Y eso que era coleccionista de marvel/DC, 1984, totem, guerrero del antifaz, etc, etc....

Anónimo dijo...

Son dos tebeos geniales, todos los que los leyeron se acuerdan de ellos, las sensaciones salian por los poros de la piel.
En una web francesa dicen que el tercer tomo fue "robado" de los almacenes del editor, y no se reeditó.
Tengo 51 años y de vez en cuando los vuelvo a leer, como otros de aquellas épocas (años 60) Los 4 Ases que ha citado un blogger, Florencio, ..., y los comparto com mi hijo de 9 años, disfrutando del momento y del tebeo.
Pero Steve Pops le produce un choque especial, los pasteles, los cactus, el kamikaze, llevan a dibujar a un niño con unos colores vivos y "psicodélicos".
¿Qué tendrá este tebeo?

STEVE POPS dijo...

¡se lo dejé a un amigo sin vuelta...móstoles...Juan Manuel Calvo, años 80?!..
Juan...¡ojalá leyeses esto algún día....aún sueño con mi flamante y precioso comic, Steve Pos, operación relampago, que te dejé en aquel infame día...recuerdo sus viñetas como si fuera ayer...he intentado encontarte toda mi vida (tengo 47 años) para pedirte que me lo devuelvas....sin suerte.

¿Qué habrá sido de mi libro?.
Antonio Rosales. Colegio Balmes.