11.5.08

Que no, que todos no

Un lector anónimo comentaba que no le había gustado el post anterior porque era la “típica monserga guionista-estupendo/productor-cabrón”. Y es cierto, es la “típica”. Pero precisamente si es típica es porque es una situación que se da a menudo. El texto en cuestión, por Ej. está escrito (con mucha ironía, me parece), por un guionista que ha vivido recientemente una situación –bromas, metáforas y exageraciones aparte- muy parecida a la que describe. Se está desfogando, exactamente igual que hacen todos los currantes del mundo cuando salen de la oficina y ponen a parir a sus jefes mientras se toman unas cañas en un bar con los compañeros. Pero como nosotros no tenemos oficinas, ni horario, tenemos que consolarnos con Internet.
En todo caso, sería absurdo deducir de este texto que su autor o yo pensamos que los productores son todos unos cabrones o que creamos las relaciones con ellos son siempre así. ¡Sería insoportable! Os aseguro que yo al menos ya estaría dedicándome a otra cosa. Es obvio que hay malos y buenos productores como también hay buenos y malos guionistas o buenos y malos lo que sea.
En realidad, como la mayoría andamos en el pluriempleo, lo normal es tener a la vez un productor con el que te llevas a matar, otro con el que te entiendes de miedo y otro que ni fu ni fa. Yo he tenido experiencias de todo tipo en los últimos meses. Por poner un ejemplo positivo (no todo va a ser criticar), acabo de terminar un guión para Tornasol, la empresa de Gerardo Herrero, y ha sido una experiencia muy satisfactoria. Me han pagado bien (y a tiempo) y encima –y esto sí que es más inusual- me he sentido valorado y apoyado en todo momento por la productora ejecutiva de la película, Mariela Besuievski. ¿Lo veis? ¡También sé hablar bien de algunos productores!
Y bueno, cerrando el apartado “todos los productores no son unos cabrones”, os adelanto que puede que yo mismo acabe en el futuro intentando producir algo… ¡así que lo último que haría sería decir que todos los productores son unos cabrones!

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya, parece que yo estaba quivocado. Me alegro profundamente. Por añadir algo: Productor no se nace, se hace (excepto los que son hijos/as de productor, claro). Y si alguien quiere probarlo pues ya sabe.. A lo mejor viendo las cosas desde el otro lado se acabaría tanto prejuicio y tanto lugar común. En cualquier caso me alegro de este post tanto como lamenté el anterior.

Le sigo leyendo.
El anómnimo de antes.

Ruth dijo...

A mí me parece que la sensación general del personal es que los guionistas sois unos privilegiados y, en consecuencia, no os podéis quejar. A pesar de que lo vuestro es un trabajo, la mayoría de la gente no llega a consideraros asalariados.

Eolo dijo...

Yo creo que, a pesar de vuestros comentarios, que respeto profundamente, todos los productores son unos cabrones, lo que pasa es que los hay más cabrones y los hay menos cabrones; es cuestión de criterios. Así que, amigo David, si te conviertes en productor serás un cabrón más, aunque puede que seas un cabrón de los de menos. ¡Menuda paradoja!

M dijo...

"La actriz era tan tonta que para conseguir el papel se lió con el ...."

Difícil mejorar la profesión con un imaginario colectivo que tiene chistes como este.

Tú produce y sé un poco cabrón, igual descubres que te gusta, David. :-P

Miss Julie dijo...

El Sr. Anónimo tiene razón, ya está bien de lugares comunes y prejuicios contra los productores. Sí señor mío, efectivamente el productor no nace, se hace... ¿Cómo? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿En que escuela, universidad o similar se aprende tal oficio?

Si, David, sigue sus sabios consejos ¡hazte productor y así verás las cosas desde el otro lado! Creo que los dueños de las minas dicen lo mismo a los mineros: "Dejad de quejaros, cabrones, y compraos una mina para qué sepais los quebraderos de cabeza que dan". Es que no aprendemos, oye.

Miss Julie dijo...

Perdón, se me olvidaba... Mariela Besuievski y algún otro que hay por ahí son "raras avis" en esto de la producción, ¿será tal vez porque en algún momento ellos fueron guionistas, estuvieron al otro lado?
Un guionista es posible que se haga productor, pero para un productor es mucho más difícil hacerse guionista. Qué pena, ¿verdad?

José Ignacio dijo...

Hace poco estuve en un curso de guión que impartía Miguel Machalski. Una de las cojas que dijo, si no me falla mucho la memoria, es que los productores necesitaban cursos de guión, para aprender a leer guiones, y que los guionistas necesitaban cursos de producción.
Cuanto más sepamos todos como funciona el negocio mejor podremos hacer nuestro trabajo.

Small Blue Thing dijo...

No entiendo los comentarios de miss julie. Un productor no es el dueño de una productora (al menos no siempre), sino otro trabajador más de esta. Y cuando es el dueño de la productora, hablamos de empresas más bien pequeñas: es como llamar "la patronal" a dos taxistas.

Reducir a la caricatura no siempre funciona como efecto narrativo ;)