27.2.09

El lector (2)

Hace un rato he terminado de leer "El lector" y aunque no tengo tiempo para escribir todo lo que se me ha ido pasando por la cabeza según lo iba leyendo, sí que me gustaría comentar al menos que como adaptación, la película de Stephen Daldry es un tanto extraña. La novela y la película cuentan más o menos la misma historia (con la diferencia de que, como dije en una entrada anterior, en la novela no existe la subtrama con la hija con cuya conclusión termina la película), pero sin embargo, en la película muchas de las preguntas que cualquiera se haría sobre la historia, y especialmente sobre las motivaciones de sus protagonistas, no se responden o, si se hace, es de forma muy ambigua, mientras que en la novela las respuestas son parte importante del desarrollo argumental.

Y digo que es extraña porque la decisión de incluir la parte con el protagonista adulto parece responder a una necesidad dramática de los guiones de la que puede prescindir sin mayor problema la literatura: crear un “arco de transformación” del protagonista. Al principio de la película, Michael Berg (Ralph Fiennes) es un hombre amargado porque nunca ha sido capaz de contar lo que le ocurrió siendo un adolescente. Sin embargo, al final de la película, consigue al menos explicarle a su hija lo que pasó y comenzar a liberarse de ese peso que no le dejaba vivir. Más que un arco es un “arquito”, pero también permite (y eso seguro que les encantó a los productores) que la película termine en un tono “casi” positivo, cosa que en la novela, que es mucho más seca, no ocurre. Y en cierta manera, en el libro, Michael se está confesando también, aunque no su hija, sino al lector (algo que en la película sólo habría podido funcionar con una voz en off; al decidir no usarla es cuando surge la necesidad de crear un interlocutor).
Pero al mismo tiempo que se toman estas decisiones que permiten que la película resulte más asequible (aunque no sé si más comercial), se suprimen momentos de la novela que habrían permitido que la historia se comprendiera mejor. Me encantaría conocer al guionista, David Hare, para que me contara qué es lo que pasó. ¿Habrán sido decisiones tomadas en montaje (a veces ocurre, uno está tan familiarizado con la historia que da por hecho cosas que para alguien ajeno al proceso de escritura no se entienden bien)? ¿O habrá sido una decisión deliberada del director, que no quería darlo todo mascado?

Para que entendáis de lo que hablo, he escaneado algunas páginas del libro en las que se responde de forma muy clara a algunas de las preguntas que yo me hice mientras veía la película.

Y, por supuesto, si queréis ver la película o leer el libro… ¡ni se os ocurra seguir leyendo!

-¿Qué argumentos utiliza Michael para no explicar lo que sabe de Hanna durante el juicio (y que podría haber evitado que fuera condenada tan severamente)? La respuesta está en un diálogo entre Michael y su padre.

-¿Por qué Hanna pudo hacer lo que hizo sin sentirse culpable? Está explicado en un diálogo entre Michel y un taxista que le lleva a visitar un campo de concentración.

-¿Por qué Michael no va a visitar a Hanna a la cárcel?


De todos modos (y creo que ya lo dije en la entrada anterior sobre este tema), no es que me parezcan mal las decisiones que han tomado Hare y Daldry (o sus productores, vete a saber), sino que me han llamado la atención por inusuales. Precisamente una de las cosas que más disfruté de "El lector" no fue solo ver la película sino encontrar yo después mis propias respuestas a todas esas preguntas.

8 comentarios:

sobreunanube dijo...

Ambos posts sobre "The reader" me han parecido muy interesantes.

Se agradece.

Banquete A La Tropa dijo...

no he leído la novela y no puedo juzgar mucho de lo que dices. A mí el final sí me parece seco (por aquello de que se subraya una vez más que su prota es incapaz de sentir nada propio si no es 'leyendo' o 'narrando'), pero, claro, la novela puede serlo infinitamente más. Al respecto, tengo una pregunta ya que dices que no existe el personaje de fiennes como tal en la peli. ¿Acaso tampoco hay 'escena' en nueva york con el personaje de lena olin, que también se supone ambientada en la actualidad?

David Muñoz dijo...

Lo mismo no me he explicado bien: el personaje adulto sí existe en la novela, pero no tiene la trama de la hija (o de "redención") ni tanta presencia como en la película. Y sí hay escena en Nueva York, aunque es mucho más corta y funcional. Se reflexiona menos sobre lo que significó para ella su infancia en el campo de concentración.

Anónimo dijo...

Aquí hay una entrevista con el guionista hablando de como adaptó el libro:
http://www.abcguionistas.com/noticias/entrevistas/11111111111111111111111111111114qy/entrevista-a-david-hare-guionista-de-el-lector.html
De nada.

Rubén Lardín dijo...

Acabo de ver la película, que me ha parecido un telefilm de lo más estándar, y luego he leído tus posts, precisamente porque la peli, pese a parecerme tan plana y atildada y sosita, me hacía figurar todo el tiempo la novela, las "respuestas" que busca el estudiante, las posibilidades del tema y la historia. Leyendo los pasajes del libro que has escaneado he decidido que no la leeré porque tampoco parece ir mucho más allá y se infiere igual de insípida. Estoy contigo en que no queda claro por qué no intercede por ella en el juicio (aunque la explicación en la novela tampoco es muy robusta, ¿no?), pero las otras respuestas que echaste "en falta" sí que las veo en la película, y en ocasiones vehiculadas de manera inteligente o sutil desde realización e interpretación. Pienso en el personaje de ella y su actitud en el pasado, por ejemplo, en su conciencia, explicado todo ello cuando se asea y se viste en su celda, a la espera de salir a los juzgados. Hay ahí algún gesto clave de la Winslet, aunque el Oscar esté en las prótesis.

La escena con Lena Olin en NY, por cierto, no sé cómo estará tratada en el libro, pero en la peli casi me ha crispado, y no precisamente porque la Olin se parezca cada vez más a la madre de Chabeli, que también.

¿Chejov es también la cita recurrente del libro?

David Muñoz dijo...

A mí me parece que Kate Winslet está magnífica en la película, y es cierto que muchas respuestas se encuentran en detalles de su interpretación. Y la escena final es algo más larga en la película que en el libro. En realidad, me pareció más interesante la de la película (es el guionista quien incluye el diálogo en el que la superviviente dice algo así como que ella no aprendió nada en los campos, que aquello no era el instituto; cosa que a mí me encantó).

Rubén Lardín dijo...

¿Pero no crees que hay algo kitsch en esa escena con la Olin? ¿Algo de "subtexto" desnudo, sobre la mesa, al aire? ¡A mí me pareció casi el cine-fórum de la película!

David Muñoz dijo...

Sí que lo hay... es que es una película muy extraña. Por una parte obvia cosas importantes para entender la trama a nivel básico y luego resulta demasiado discursiva en ocasiones cuando se trata de hablar de los temas que trata. Y es verdad que esa escena tiene una cosilla como de cine fórum... Pero esas contradicciones son las que me han hecho al final pensar tanto en ella. Otras películas mejores (o peores, pero más claras en su planteamiento), no han perdurado tanto en mi recuerdo como ésta. Respecto a la escena final, a una amiga la repateó que el personaje de la Olin tuviera tanto dinero y fuera tan pija. Pero a mí eso me gustó. Habría sido fácil mostrar a una superviviente del holocausto que llevara una vida en la actualidad que diera algo de penilla. Pero una de las cosas que cuenta la película es que si te pasa algo como lo que le pasó a ella, te quedas jodido y punto, no hay "cura" para las víctimas ni posibilidad de expiación para los verdugos. Unos lo llevan mejor que otros, hay quien prefiere hablarlo y hay también quien prefiere hacer como que no ha ocurrido, pero al final el resultado es el mismo. Pasó y te jodió y ya está. En ese sentido la película me pareció que se alejaba mucho de las convecciones hollywoodenses al uso, que estaba más pegada a la realidad. Al final, Ralph Fiennes habla de lo que le ha pasado y se siente mejor. Pero no puede hacer nada más. Encima, la superviviente no le permite llevar a cabo la redención simbólica que su antigua amante le ha pedido antes de morir. Y eso sí que me parece que es algo que no había visto nunca en el cine.