22.2.09

The Wrestler (El luchador)

Es la segunda vez que veo una película que empieza con esta canción, que mira que me gustaba de chaval (la primera vez fue en "Crank"):



Quiet Riot fue uno de esos grupos de heavy de Los Angeles que, como dice Mickey Rourke en la película, triunfaron en los 80 y fueron barridos del mapa por el "grunge" en los 90. Su cantante, Kevin DuBrow, murió en 2007, así que ni siquiera han podido disfrutar del "revival" que están experimentado muchas de aquellas bandas durante los últimos años. Si habéis visto la película, ya os habréis dado cuenta de que la elección de la canción que acompaña a "The Ram" en cada uno de sus combates no podía haber sido más acertada. En cierta manera, DuBrow fue un "The Ram" del rock and roll.

Y la película me gustó mucho. Cuenta muy bien una historia que si bien es cierto que se ha contado ya muchas veces, nunca había tenido como protagonista a un luchador de "wrestling". ¡Y menos a ritmo de heavy metal ochentero!

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena peli y mejor canción.

Por cierto... ¿soy el único que cree que "Crank" usa música de los 80 y créditos de 8 bits para homenajear a la saga GTA?

Ahí dejo la pregunta.

NOTA: En el film de Rourke también se reivindican los juegos de 8 bits. Qué recuerdos, madre...

jmm dijo...

A mí la peli me decepcionó mucho... Bueno, quizá no mucho, porque tampoco esperaba demasiado. Pero la encontré muy facilona y melodramática, siguiendo punto a punto el esquema de este tipo de historias y de pelis, y muy impúdica en su búsqueda del sentimentalismo más obvio (esa forma en que retrata y se recrea en las 'viejas glorias' en la secuencia de la mini-convención).

Pero lo de Mickey Rourke sí que me pareció fantástico, verdaderamente "larger than life". Entre su físico y si historia personal –además de sus virtudes interpretativas– no se me ocurre ningún otro actor que habría podido llenar así ese personaje. Espero que se lleve el Oscar.

David Muñoz dijo...

A mí no me parece que sea impúdica en absoluto. Ese tipo de eventos patéticos forman parte importante de la vida de esta gente. ¡Y de mucha otra! Creo que es importante que se viera. Vamos, me acuerdo de la vuelta que di contigo por la convención de cómics aquella que se celebraba en Nueva York y uff... era para cortarse las venas ver a tanta gente que había sido alguien ahí con su mesita esperando a que alguien les pagara ocho dólares para hacerse una foto con ellos...

Y Rourke está bien porque tiene un gran personaje al que le pasan cosas que merece la pena contar...¡pero no se ha llevado el Oscar!

jmm dijo...

Me he explicado mal con lo de "impúdica", porque no es que me parezca mal que muestre ese lado tan triste del asunto, claro, sino que sienta la necesidad de exagerarlo, de hacerlo más patético todavía de forma tan facilona, haciendo que un luchador vaya en silla de ruedas, otro lleve una bolsa para la orina... Detalles, además, en los que la cámara se recrea de forma muy obvia y zafia, como diciéndonos "por si no os habíais fijado"...

jmm dijo...

Por cierto, al final Rourke no se ha llevado el Oscar, aunque sí el guiño cómplice del ganador Penn. Algo es algo...

PapáCairo dijo...

La peli ofrece un matiz que va más allá del binomio caída-redención de otras historias al uso. En el luchador, todo esa épica del regreso del héroe está tamizada por las propias cordenadas de la lucha libre: todo es un tongazo.
La redención, por tanto, no es posible, y Rourke nunca podría gritar ¡¡¡Adrian!!! tras el combate final.

Por eso el retrato de Rourke está muy cerca del de cualquiera de los miembros del "Grupo Salvaje", y la última entrada en el ring lo hermana de manera definitiva con ese otro perdedor que es Pike/Holden, que tampoco sabe hacer otra cosa, cuando se levanta, y tras aquel glorioso "Let´s go", se hace matar junto con toda la banda.

jmm dijo...

Bien visto, PapáCairo, pero, aún así, está todo visto, porque la peli a la que emula THE WRESTLER no es ROCKY, claro, sino REQUIEM FOR A HEAVYWEIGHT, una de esas pequeñas joyas casi desconocidas, escrita por el mismísimo Rod Serling y con un colosal Anthony Quinn al frente.

PapáCairo dijo...

No la he visto, rastrearé por ahí a ver si la encuentro

jmm dijo...

La única edición disponible en DVD que conozco es la de USA, y tiraron de una copia donde faltan varias secuencias... :-(

jmm dijo...

He estado investigando un poco, y me corrijo a mí mismo.

Al parecer, el metraje de la película en su edición en DVD es el correcto; existe una versión "extendida" para televisión, pero el montaje con el que se estrenó originalmente en cines es el que recoge el DVD.

Si no me equivoco, existe una edición española con el título con el que se estrenó en España, REQUIEM POR UN CAMPEÓN que es un trasvase directo de la edición USA, puesto que utiliza incluso los mismos menús, y la duración parece la equivalente, una vez aplicado el 4% de "speedup" del paso del NTSC al PAL.

Small Blue Thing dijo...

A mí tampoco me gustó demasiado, pero no por los eventos "patéticos" (de hecho, de lo que más me gustó fue cómo se mueven y cómo se tratan entre ellos, el respeto casi mítico que se tienen, lo dice el propio prota al final).

Lo que me sobra es el polvo con la rubia de los bomberos, la hija (toooda la hija), la coca... El rebote en el super, además, es de coña. Yo no esperaba un rebote épico, esperaba una hostia al encargao: si no se lleva la hostia, me da igual que tire el papel albal al suelo. Además, ¿no habíamos quedado en la escena anterior igualita que eso de servir longaniza no era tan chungo?

En fin, que si no llega a ser porque ese acto acaba a tiempo, se acaba preguntando una si a este tipo le habría pasado exactemente lo mismo siendo, no sé, corredor de Bolsa y haciendo todo lo que hace al salir de la oficina. Es el mismo problema que le vi a Boogie Nights, pero no tan exagerado como en aquella.

Es un decir, vamos.

Por cierto, yo me acuerdo de la canción de "Campeón", siendo muy, muy, muy enana. Por lo visto lloraban muchísimo las señoras.

jmm dijo...

Yo no soy señora, pero lloré como un crío (bueno, como lo que era por aquel entonces) con CAMPEÓN, y tenía el disco con la banda sonora de David Grusin y esa canción, para seguir llorando en casa. ;-D

Small Blue Thing dijo...

♫Campeóooon, ♪campeOOOON...♫ No me acuerdo na más que de eso :)

Muy bonitas las fotos, don jmm, por cierto.