11.6.09

Cambios

A partir de hoy mismo, no podrán dejarse comentarios en las entradas de este blog.

Y no, la razón no es la que por desgracia ha forzado a otros blogs a tomar la misma decisión. Afortunadamente, yo no he sufrido a ningún “troll” y solo en contadas ocasiones (sobre todo en entradas sobre derechos de autor o cine español) he tenido que desautorizar la publicación de comentarios insultantes. Por regla general, hayan estado o no de acuerdo con mis puntos de vista, prácticamente todos aquellos quienes se han animado a opinar lo han hecho de forma cordial y razonada.

En realidad, lo que me habría gustado es haber podido participar más en las discusiones que de vez en cuando se han planteado en los comentarios. Al fin y al cabo, en los blogs que sigo la mitad de las veces las cosas más interesantes ocurren precisamente ahí. Pero si ya casi no tengo tiempo para contestar los mails de mis amigos, como para enredarme debatiendo sobre cualquiera de los temas que trato aquí.

De todas maneras, prefiero no explicar aún la razón más importante por la que voy a suprimir los comentarios. Solo os adelanto que tengo la intención de que este blog cambie bastante (después de cuatro años, me apetece plantearme las cosas de otra manera), y que en esa versión 2.0 de “Así (no) se hizo” prefiero que, al menos durante unos meses, no haya que gestionar comentarios.

Además, es probable que me tome unas vacaciones “internaúticas” y que deje de postear un tiempo.

A todos los que alguna vez habéis dejado un comentario en este blog: muchas gracias, de verdad.

Y, en las inmortales palabras de los delfines de Douglas Adams: "Hasta luego (y gracias por el pescado)".