20.12.10

Despidiendo el taller

He escrito un texto para la página de ALMA sobre el Taller de guión de thriller que he llevado hace poco.

Este es un trocito:

"(...) Aprendí mucho durante el par de meses que empleé en preparar el taller, tanto reflexionando sobre el género y leyendo los escasos textos con interés que se han publicado acerca de él como, sobre todo, viendo o volviendo a ver muchas películas con una libreta en la mano, tomando notas e incluso escaletando alguna para entender cómo estaban construidas y poder “despiezarlas” en clase. Afortunadamente, aunque el curso se anunció algo tarde, se inscribieron bastantes alumnos y la sala de la Academia de Cine donde se llevó a cabo el taller estaba prácticamente llena. ¡Me habría sentido bastante tonto con toda esa información en la cabeza y sin nadie a quién contársela!
Respecto a los alumnos había un poco de todo: guionistas (bastantes, me parece), directores e incluso algún productor, pero también por Ej. conocidos blogueros. Y mira que llevo tiempo sin ponerme nervioso dando clase, pero el primer día, al ver entre los alumnos alguna cara conocida y también muchas caras no tan conocidas pero que me sonaban de las asambleas de ALMA, tengo que reconocer que me asusté un poco. Lo primero que se me pasó por la cabeza fue: “¡Dios, ojala haya venido tan bien preparado como creo!”. Lo segundo, que por favor no se diera cuenta nadie de que me estaba temblando la voz mientras presentaba el curso. Aunque la verdad es que a la media hora empecé a relajarme y a disfrutar. Menos mal. Porque dar clase acogotado es un horror, y si estás tenso, esa tensión acaba contagiándose a los que te están escuchando y la clase termina por convertirse en un mal trago".

El resto, aquí.