23.8.12

Una novela escrita y protagonizada por un guionista


"—Todo. Sí, verás, me cuesta explicarlo. Es como si las cosas ocurrieran demasiado deprisa. (…) como si se hubieran puesto de acuerdo para ocurrir todas al mismo tiempo y evitar que pueda controlarlas. —Señaló el estante lleno de libros que tenía junto a él—. Los libros, por ejemplo. Tú ya me conoces, no paro de comprarlos. Los compro por docenas, aunque sé que la mayoría no voy a leerlos. Los meto en la estantería, perfectamente organizados, y cada día, cada minuto que paso sin leerlos, me angustio más y más. Pienso que a lo mejor me estoy perdiendo algo, algo genial, ya sabes, ese tipo de historia que daría un giro radical a mi vida, toda esa mierda. Y me mortifico por no dedicarle unas pocas horas en vez de, no sé, trabajar doce horas al día como un gilipollas o dormirme en el sofá viendo un estúpido concurso de la tele. Ya sé que es absurdo, pero a veces me levanto arrepentido por haber dormido ocho horas de un tirón, ¿comprendes? Constantemente me siento culpable por no estar haciendo otra cosa. (…)".

De este libro:


A falta de 100 páginas para terminarlo, de momento me está gustando bastante. ¡Y no solo porque me identifique con muchos aspectos de la vida de su protagonista!