4.11.12

El despertar







“(…) El hambre que provocaba el zombivirus era brutal e inconcebible, y los primeros meses de la plaga, cuando no se sabía muy bien qué hacer con los enfermos, se dieron casos de automutilación inconcebibles. Aún se ven por ahí troncos  ambulantes, o incluso cabezas sin cuerpo de los primeros infectados, que te hablan y te cuentan su vida, generalmente para pedir limosna.  Al no tener miembros, casi todos viven de la beneficiencia”.

De “El despertar”, de Elio Quiroga-Rodríguez. Acabo de terminar de leerla y desde ya es una de mis novelas de zombis preferidas (y os aseguro que he leído muchas). No os dejéis engañar por esa portada que sugiere una comedia almodovariana zombi. “El despertar” es divertida, desde luego, pero es mucho más que eso. No quiero  desvelaros mucho de la trama, pero tiene más de ciencia ficción apocalíptica que de sainete.